dilluns, 29 d’octubre de 2012

Siete mariposas

Diferentes símbolos de Júlia y Aina me acompañan en mi día a día. No tengo apenas recuerdos tangibles de ellas, así que los voy creando. Cada nueva "joya" que encuentro en mi camino y que me conecta con ellas es una alegría.

Esta llegó hace un par de meses, pero no me acordaba de hacerle la foto para traerla a su rinconcito especial. Estas son las siete mariposas que me acompañan en mis viajes en coche:


Tienen su propia historia. 

La verdad es que la imagen de mariposa siempre ha ido ligada a mi vida y a la infancia en general. Mi casa está llena de mariposas que me han regalado, por una parte el papá, mi familia y, por otra, los niños y niñas que, por suerte, se han cruzado en mi camino y me han enseñado tanto.

Centrémonos, que la historia no es esa.

Fui a comprar algunas cosas para el cole. Buscaba unas bolsas de tela y las que más me gustaban venían con esas mariposas dentro. No eran especialmente bonitas, o no de mis preferidas, pero ya las utilizaré para algo, pensé. Cuando voy a pagar la cajera me dice que falta una mariposa en una de las bolsas: ¿Quieres ir a por ella? Sólo hay siete. Siete mariposas, siete. Nuestro número. No, así esta bien, gracias.

Para los que creen en las casualidades, la historia acaba así, sin ninguna otra lectura. Para mí, gran escéptica hasta que llegó la maternidad, estas pequeñas experiencias se convierten en mágicas, en señales de mis pequeñas florecitas. Situaciones que me recuerdan que soy madre de dos preciosas niñas a las que no puedo abrazar pero que quiero con el alma, y que me hacen creer que, de alguna manera, siguen conmigo.

Simplemente lo siento así y es lo que quiero, porque me da la gana y porque me hace feliz.

dissabte, 20 d’octubre de 2012

El primer año de Àuria

Si todo fuera diferente ayer, 19 de octubre, Àuria, hubiera cumplido un año. Si todo hubiera sido diferente hubiera soplado su vela con la ayuda de su papá y su mamá. Pero la vida quiso para ella y su familia algo diferente... Àuria se fue demasiado pronto.

De todas formas, estaba allí, de esa manera especial que sólo conocemos los padres y madres de bebés estrella, de bebés de luz, de niños del agua, de angelitos... No es lo que desearíamos, pero hay tanto amor en esa manera de vivirlo... Hay tanto amor en ese papá y esa mamá por su hija, que se contagia.

Mil petonets, petita. Felicitats!
Una abraçada gran, Gemma. I gràcies! Abraçades també per al papà!

dilluns, 15 d’octubre de 2012

Ola de Luz Mundial

Hoy, 15 de octubre, es el Día Internacional de la Muerte Perinatal y Neonatal. Entre las 19.00 y las 20.00 se ha convocado una Ola de Luz Mundial para todos esos bebés que se fueron demasiado pronto.

Aquí está mi vela, con tres llamas: una por Júlia, otra por Aina y otra por todos los bebés de luz, que siguen viviendo en el corazón de sus padres y madres.


Miles de besos soplados para todos ellos, allá donde estén.
Vos estim, petitones meves.

diumenge, 7 d’octubre de 2012

Senyals de papallona

Confitets meus,

Avui el papà i jo hem anat amb en Nano i en Truc a una fireta dedicada als animals. Moltes vegades he pensat en quina seria la vostra relació amb ells... Segur que us encantarien els cans, com a nosaltres.

El papà ha col·laborat un poquet amb una associació que es dedica a la recollida, acollida i adopció i hem anat a veure'ls. Volíem comprar alguna coseta per ajudar. Hi havia objectes per a animals, però també bijuteria feta a mà.

I l'he vist, un clauer petit amb dues papallones roses, una gran i una petita. Havia de ser per a mi, per a nosaltres, un altre nou record.

Aquí el deix, com a part de la nostra història juntes, d'aquests senyals que em deixau per sentir-vos més aprop. En dia 7, no podia ser d'altra manera.


Us escric mentre les vostres espelmes estan enceses. Les flames ballen, una més gran, l'altre més petita, com cada mes, a la vostra hora, estau presents.

Vos estim tant...

Set i tretze mesos

Avui m'he despert recordant tot allò que va passar dos dies 7, temps enrere.

Júlia, fa 13 mesos eres dins meu. Era a l'hospital, amb el coll de l'úter esborrat, en repòs absolut esperant un miracle que no va arribar. Cinc hores després deixaries el meu cos per sempre. 

Aina, la meva nina valenta. Fa set mesos era a l'hospital també. Estava decidint provocar el part que et deixaria descansar a la fi, després d'un dia lluitant per viure sense líquid. 

Feia temps que no m'emocionava pensant en vosaltres i la veritat es que ja ho necessitava. És cert que ja no fa mal, o no tant de mal, però això no lleva que caiguin les llàgrimes en recordar aquells dies. Els més difícils de la meva vida. 

No em cansaré mai de donar-vos les gràcies per triar-me com a mare. He après tant que no puc fer mes que agrair-vos el temps que vareu estar amb mi. M'hagués agradat que tot hagués estat diferent, però per alguna raó m'ha tocat ser la mare de dues petites floretes i n'estic ben orgullosa.

Vos estim, cada dia més.

dissabte, 6 d’octubre de 2012

Exigencias

No sé si será la ilusión, las ganas o la impaciencia, pero creo que las mujeres, en general, cuando se trata de la maternidad, somos demasiado exigentes con nosotras mismas. Puede que sea cultural o viene grabado en el ADN... O quizás las dos cosas..

Hablemos de tópicos: Una pareja decide tener un hijo. Dejan de tomar precauciones y, en unos meses, test positivo. Otros meses más y llega el bebé.

En resumen esa es la imagen que toda persona tiene en la cabeza cuando se plantea ser padre o madre. Nadie te habla de las dificultades que te puedes encontrar en el camino, o quizás es que no queremos verlas. Es complicado intentar ser positiva siendo consciente de que no todo es de color de rosa.

Empezando por ovular. Algo que en las mujeres se supone tan natural, no siempre lo es. Las causas pueden ser muy diferentes pero, en cualquier caso, siempre acaban haciéndote sentir que eres “defectuosa”.

Si finalmente consigues ”normalizar” este tema, llega la concepción. En esto todo el mundo tiene su truquillo, su consejo que darte: hacer los deberes días sí y día no, o únicamente entre los días tal y tal del ciclo, en la postura así o asá para ayudar a los bichines, luego piernas para arriba un buen rato… Todo esto estando, por supuesto, relajada al máximo, disfrutando del momento, sin pensar en embarazo. ¡Toma ya!

Cuando eso no funciona lo completas con gráficas del moco cervical y la temperatura basal, así te cercioras de cuando son tus días fértiles. Además tienes en el mercado cantidad de pócimas mágicas en diferentes formatos, para ella y para él, incluidos unos test (de "módico" precio) que te dicen si estás o no ovulando. Con todo esto haces el planning en tu agenda de los días en los que te toca tener relaciones sexuales. Por supuesto relajada y disfrutando.

Me estoy acordando de la película Maybe baby.

Puede que se consiga un estado zen durante un tiempo pero cuando los meses pasan… ¡Ojo! Que no digo que todas esas cosas no funcionen (aunque tenga mis dudas) pero, ¿cómo puede mantener una mujer su autoestima en alza con tanta presión? Y ellos, ¿cómo lo viven? ¿Cómo se ve afectada su “hombría”? ¿Qué pasa con la pareja?

Entre medias llega algún retraso que devuelve la ilusión por unos días. Pero, de nuevo la caída y la pregunta ¿qué estoy haciendo mal? Mientras, a su alrededor, los embarazos van llegando. ¿Y por qué yo no?

Supongo que todo esto es lo que me hace decidir mirar esta nueva etapa de otra manera. Por suerte no he vivido todas las situaciones anteriores, aunque he tenido mis momentos... Me preocupa, quizás en exceso, que la búsqueda llegue a afectarme así y me niego, me niego... Se ve que también tengo exigencias conmigo misma... ¿Por qué será tan difícil dejarse llevar?

Nueva etapa, ¿nuevo embarazo?

Hace días que le doy muchas vueltas al tema del embarazo. Esta nueva etapa de "buscar sin buscar" que estamos empezando hace que mi mente vaya por caminos no deseados. Será momento de descargar...

Así que, a pesar de que este blog nació con mis hijas y para ellas es, quiero abrir un nuevo espacio en él con mis pensamientos sobre el embarazo. Inevitablemente tiene que ver con ellas, porque nada será igual después de su partida y porque siempre me acompañan.

Será que se acerca el 7 y siento la necesidad de “parir” algo nuevo...